Pepa Niebla es una cantante de jazz creada a sí misma, que encontró su lugar y su ritmo musical con el paso de los años y su tesón. El pasado viernes salió el single Chains de su disco Renaissance, reflejando una influencia del jazz contemporáneo de Nueva York desde su propia mirada de la realidad social.

Partió de su Málaga natal a Granada para cursar Educación musical, también estudió en el Conservatorio en el sistema antiguo pero lo dejó para que su tono no fuera lírico.

Durante la conversación con Pepa Niebla salen sus estudios, esos cambios que hizo, pasando de una carrera a otra, y como acabó en Bruselas, donde la independencia fue su mayor arma, y la forma de crearse a sí misma. Todo por reinventar su historia musical y su vida a costa de sus trabajos, estudios y su tesón.

Aquí en su disco, Renaissance, abunda la voz dulce de Pepa, la ternura que a uno le lleva a la melancolía en muchas melodías y a la tristeza, a esa misma que ella sentía cuando estudiaba Ciencias políticas, y que fue una de las razones de dejar de estudiarla, porque según ella tenía que estar siempre consciente y formada, y eso la hacía sentirse triste y pensaba que iba a tener una vida miserable.

El género para Pepa es un condicionante titánico, a todos los niveles. Porque según ella:

Lo que se espera de la mujer es algo totalmente programado, al igual que la maternidad que acaba siendo a veces incompatible con lo laboral, son como dos sacos, lo familiar y lo cultural lo que es el peso que lleva la mujer.

Aquí en este terreno ahondamos en como le cuesta introducirse en el mundo musical por ser mujer y para ella ha sido uno de los frenos que ha encontrado a la hora de producir su trabajo, y por ello finalmente ha tenido que financiarlo totalmente, algo de lo que está muy orgullosa.

Su pasión por la música nació en su casa, aunque reconoce que no hay músicos en ella, pero sí un ambiente propicio para la misma y la cultura. Los discos que recuerda de su casa son Tom Jones, Mickael Jackson, Ray Charles, y no sabía lo que era el jazz, pero sí lo que escuchaba. el primer disco vocal que escuchó fue uno de Sarah Vaughan, pero no sabía que es lo que era eso tan enigmático detrás de la palabra jazz y la inquietud por la música le hizo hacer de todo.

Con el tiempo se dio cuenta que el blues y el jazz era una música que la iba a permitir envejecer, cosa que otros géneros no se lo permitían. Para ella era un pasaporte para subirse al tren de la música y que fuera perecedero toda la vida.

Renaissance es un trabajo muy personal con cinco composiciones suyas, con el apoyo de Toni Mora y Fabio Torres en esa misma faceta, y en otros ámbitos de la banda Maxime Moyaerls, Alex Gilson y Daniel Jonkers. Como bien nos cuenta, toda la gira que haga será imposible hacerla juntos, ya que cada uno tiene sus trabajos paralelos, y poder compenetrarse en fechas es complicado.

Renaissance para Pepa Niebla representa un momento vital. No cree posible que la creación de una obra sin estar vinculada a su persona, aunque como nos comenta muchos dicen que debería ser así. Aunque el color de la canción o la vivencia sea de otra persona ella tiene claro que siempre lo que haga será desde su interpretación, será su persona la que traduzca la sensación de otro, por ello siente que su disco Renaissance es la confirmación de su persona, porque cuenta mucho sobre ella.

Si uno ha escuchado trabajos anteriores y se centra en estas diez canciones, nota la diferencia, ve como la evolución efectivamente está en lo más personal, en esa notas cálidas donde la melancolía es todo uno, aunque a veces el ritmo pueda ser otro, pero con fondo dulce y acogedor, así que déjense llevar por su nuevo single Chains, que ha sido elegido, por los cambios que la propia artista ha visto en su creación, como primer trabajo a mostrar antes de que el disco salga a la venta en el mes de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.