La cantante Esther Méndez (Bambikina) vuelve con un Ep, “Túnel”, donde sus composiciones y música reflejan una etapa de su vida. En esta entrevista con ella se pueden descubrir las razones de sus letras y conocer un poco su carrera profesional

¿Cómo nace tu pasión en la música?

No recuerdo cuando fue exactamente. La música siempre ha estado ahí. Mis padres cuentan que con solo unos meses ya canturreaba e imitaba las melodías que sonaban. Había una guitarra en casa y a los 8 años empecé a aprender algunos acordes. Los vinilos que me ponía mi hermano mayor también fueron fundamentales. Tenía una colección enorme en su habitación. Los Beatles, Led Zeppelin, Deep Purple, Jimi Hendrix, Janis Joplin…fueron la banda sonora de mi niñez.

¿La música como terapia emocional?

Sin duda. La música es un ansiolítico natural. No hay mejor mindfullnes que ponerse un rato con la guitarra sin pensar en nada más. 

A mi me ha salvado la vida unas cuantas veces.

Tienes una voz camaleónica que nos lleva desde el más puro pop rock como a esas tonalidades sudamericanas donde podemos recordar a Chavela Vargas, Violeta Parra o  ya también a Maria Dolores Pradera, Mari Trini, entre otras, llevándolo a tu terreno y actualidad. ¿Son parte de tus influencias, o cuáles son?

Me encantan las artistas que mencionan. A Chavela la he escuchado mucho, es una influencia claramente. En el caso de Mari Trini, apenas conozco un par de canciones, pero mola. De pequeña adoraba a Marisol, por ejemplo.

Es curioso que me digas esto porque, la primera vez que mi productor, Santi Martín, me escuchó cantar, me dijo: “suenas como una cantante antigua. Me encanta”. 

Pero también he escuchado otras muchas cosas, así que supongo que el resultado inconsciente a la hora de interpretar es una mezcla entre la canción española y el rock clásico.

En tu primer disco, me has traslado a tu parte más country, folk, americana, entre otras a viajar y soñar por películas de western y mexicanas. En el segundo comienzas un poco igual, pero vas virando en otros estilos muchos más personales y de autor y en este tercer disco nos haces reflexionar mucho sobre los bajones, no sé si ha sido así tu evolución y plasma tu vida en sí.

Al principio estaba más interesada en la música americana. Ryan Adams, Wilco, eran influencias claras en “Referencias”. También las pelis de Tarantino y ese universo mexicano que comentas. 

En “El pájaro que trajo el fuego”, además de mantener esa veta fronteriza, me intereso mucho por el folclore latinoamericano. Por la tradición pero también por los sintetizadores, que están presentes en muchas de las canciones de este disco.

Y mi último trabajo, “Túnel”, es un epé conceptual que habla de los trastornos de ansiedad. En sus canciones cuento en primera persona cómo ha sido mi experiencia con la enfermedad. Sus temas son aparentemente oscuros, sin embargo, en todos hay algo de luz y esperanza. 

No sé si mis discos son una cronología de mi vida, pero sí se corresponden con un aprendizaje personal y musical que cada vez ha ido aumentando. En la forma de componer, de contar las historias y de grabar. La experiencia es fundamental para ir mejorando.

¿Cuál es tu manera de componer?

A veces es la historia la que escribo primero. Entonces le pongo música. Otras es una melodía la que surge y entonces añado la letra. No hay un patrón a seguir. Lo hago de manera muy intuitiva. Dejo que las canciones nazcan libres, sin pensar en estilos ni cánones. Por eso creo que Bambikina es inclasificable. Es algo muy personal. 

Tus canciones suelen tener un poso de melancolía, pero al mismo tiempo una parte de positividad mezclada con la realidad, y en muchas de tus letras hay un cierto homenaje a los orígenes, a la familia ¿es lo que quieres trasmitir?

Creo que las canciones son como yo soy. La que haces es una muy buena descripción. Hay oscuridad, pero también esperanza. Tradición pero también busco sonidos modernos. En definitiva, se trata de un universo muy propio y personal.

Un disco con colaboraciones con amigos, ¿cómo han nacido esas colaboraciones? Tanto las de éste con la del anterior disco con Miss Cafeina

Ha sido un verdadero placer poder colaborar con músicos a los que admiro como Alberto de Miss Caffeina, Club del Río o DePedro. Lo bonito es que las colaboraciones siempre han surgido de manera muy natural, sin discográficas ni intereses económicos de por medio. El único interés común siempre ha sido la música y las canciones. Tengo muy buena relación con todos ellos. 

¿Si tuvieras que subirte a un escenario con quién te gustaría hacerlo que no lo hayas hecho todavía?

Si pudiera resucitar a Chavela, me encantaría cantar con ella. Pero tampoco estaría nada mal hacer un tema con Bob Dylan o con Silvio Rodríguez. Son dos de mis referentes fundamentales. 

Y siendo más realistas, Xoel López, Bunbury, Leiva. Son músicos con los que me encantaría colaborar. 

Tu tercer disco y con cinco canciones, Fe, parece que está realizada para el momento que tenemos. 

“Fe” ha resultado ser una canción casi premonitoria. Habla de encontrar la luz en medio de la oscuridad, y va como anillo al dedo para estos días, a pesar de que la compuse hace meses, cuando aún no habíamos oído hablar del coronavirus. De hecho, mucha gente me ha escrito comentándome que “Fe” está siendo la banda sonora de su cuarentena. 

Por eso decidimos montar un videoclip con imágenes de nuestros seguidores durante el confinamiento. El resultado es muy emotivo. Nos sorprendió a nosotros mismos la cantidad de vídeos que recibimos. Incluyendo a personal sanitario entre las imágenes, como dos auxiliares, dos enfermeras y hasta una bióloga.  

¿Como estás enfrentando la situación que tenemos actualmente a nivel laboral y personal?

Es una situación complicada. En mi caso, se ha aplazado una gira con GPS que estaba apunto de comenzar y también la presentación del nuevo trabajo en Madrid. (Aunque ya tenemos nueva fecha, el 21 de noviembre en La Boite).

Eso supone no percibir unos ingresos con los que ya contabas. Tampoco están ayudando a la cultura desde el gobierno. La situación es de incertidumbre absoluta. Y mientras no sabemos cuándo volverán los conciertos, las facturas siguen llegando cada mes. 

¿Este parón es una etapa de creatividad o todo lo contrario?

Me agobia un poco ese mensaje constante que nos mandan desde las redes invitándonos a ser productivos todo el rato. Yo me lo estoy tomando con mucha calma, disfrutando de mi familia (con la que por suerte, estoy confinada) y también de la guitarra. Pero sin ponerme ninguna meta.

Dime una canción tuya que refleje lo que estamos pasando a nivel mundial y una de otro cantante

Mi canción sería “Fe”, sin duda. Y la de otro artista… ¡cualquiera menos “Resistiré”! La estamos cogiendo un poco de tirria, jeje. 

Me viene a la cabeza “Ahí fuera” de la BSO de la peli “El jorobado de Notre Dame”, de Disney. ¡Escuchad la letra! Va al pelo.

Un sueño por cumplir

Tengo sueños relativamente sencillos: poder vivir de la música dignamente; que cada vez nos conozca más gente y por qué no, llenar el Palacio de los Deportes de Madrid en un futuro no muy lejano. 

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.