Tony Tunait

Tony Tunait comenzó su último disco, Pensión Agustina en febrero, y todo lo que ha acontecido le ha llevado a que cada uno de las personas que trabajan con él lo hayan tenido que rematar desde el confinamiento. Cuatro singles sacados con sus correspondientes videoclips.

Desde pequeño ha vivido la cultura y ante todo a música, nos cuenta que empezó a solfear antes que a leer, por lo que la música está dentro de él desde muy pequeño, su comienzo fue con el bombo, luego la trompeta, después el fliscorno. A los 15 años se cambió a la plaza, la guitarra y los amigos, para hacer un poco de folclore andaluz, rumba, tango, un poco inspirado en Pata Negra y toda la música andaluza. Más tarde se pasó a la parte punk, recalca que por favor que eso no falte a esa edad, y ya en el 2001 ya tuvo un disco con más repercusión con Buaia, pero ahí vino la crisis digital y todo se cayó, por lo que desde entonces sigue trabajando en la música, pero haciendo discos autoeditados.

Él donde se ve totalmente en la música es en su faceta de compositor: me encanta contar algo muy pasionalmente y que la gente me atienda, esa es mi gran afición. Intentar hacer un cuento que sea un poco especial, que no sea un lugar común y que capte la atención por lo particular.

Si escuchamos toda su trayectoria musical vemos que la variedad es grande, porque desde sus inicios de rock/punk, su faceta más flamenca y los toques de pop, todo se ha ido mezclando y variando hasta llegar a su último disco:

Intento innovarme a mí mismo, y no pienso mucho las canciones antes de grabar el disco, si no las que me estén activando en ese momento son las que hago, empecé con el punk y he seguido la trayectoria que me ha venido, nunca me han exigido que haga un disco de una manera u otra, y ahora después de haber pasado por el gran espectro de gran estilos musicales he vuelto como al origen andaluz, donde me siento realmente cómodo, tan cómodo me siento que me he arriesgo a hacer una versión de La leyenda del tiempo.

El bar Automático de Fernando Vacas, ha sido motor de que Tony lleve a su terreno esta canción a la que procesa una gran admiración, La leyenda del tiempo. Allí el productor Fernando, y dueño de ese bar underground de la movida de Córdoba, nos cuenta Tony que siempre plantea a los colegas que haga una versión del repertorio nacional, y en la juerga le propuso que hiciera Le leyenda del tiempo, y aunque de primeras pensó que era una locura, finalmente se liaron la manta a la cabeza, y ahí está su versión entre las primeras propuestas de Pensión Agustina. Una versión que les ha llevado muchas horas de estudio para adaptarla a su esencia y al final cree que ha salido algo interesante.

Aunque habla de Granada como la ciudad underground por excelencia de España, ahora piensa que se ha masificado y que todo se ha trasladado a Córdoba y la describe como la Nueva New York, y ahí es donde conoce a Fernando Vacas, por medio de su representante Mike.

Tony afirma que lo del perfeccionismo es meramente una excusa para no terminar un trabajo. Por eso decidió que el 15 de mayo tenía que terminar Sueño el último single que se ha presentado de su disco. Y como todo ha sido muy precipitado y complicado por el confinamiento, decidió que ese video iba a ser un plano fijo tumbado en la cama, y así ha sido grabado el videoclip.

El exhibicionismo de los vídeos me encanta porque creo que el vídeo musical es un poco analógia con el cine, pero un poco más, la expresión atónica que reúne todos los estilos, el baile, la pintura, la música, están todos. Desde muy pequeño tuve mucha afición al exhibicionismo del teatro, me extrapolo a la interpretación, de hecho enYoutube hay muchos vídeos míos.

Tiene claro que esa vena interpretativa es lo que le lleva a lo que le llena, que no es otra cosa que contar una historia muy emotivamente para captar la atención, tanto en los escenarios, en los vídeos como dando clases en la universidad, para él es lo mismo.

Aunque estemos hablando de música, le gusta ser bipolar, en el buen sentido de la palabra, porque no entiende a la gente que solo se dedica a una cosa. El es profesor en la universidad de psicología y además cantante, dice que le viene bien, porque cuando está cansado de una faceta se va a la otra.

Al salir su faceta de psicólogo nos cuenta que en este confinamiento ha compuesto una canción que está desde la perspectiva de la neurociencia, una de sus pasiones, y la letra versa sobre el sistema nervioso, y de esta forma aúna sus dos facetas preferidas.

Le preguntamos si piensa que la música en sí es una terapia: Sí, que bien que canto, porque si no, no sé que sería de mí. Hasta que no lo hago canción no entiendo la realidad, es un poco organizar el caos de la realidad a tu manera. Y si algo destaca en su música es que rebosa vida, cotidianidad, familia, ilusión y ganas de contar de un modo desenfadado, con un toque canalla que traslada a sus videoclips con cierto humor desinhibido.  

En toda la conversación la familia -de hecho Bella la canción que está arriba está dedicada a su madre- y ante todo su padre sale continuamente de una manera muy natural y dejando latente la influencia que ha tenido: sus veranos con su familia en Sanlúcar de Barrameda y sus videos con sus primos, su padre y su profesión de pintor. Tony nos cuenta una anécdota de su progenitor, que decía que hasta que uno no tuviese 100 cuadros no podría llamarse pintor, y el se lo ha llevado a su terreno, hasta que no pasó de ese número no se consideró compositor, por eso su cajón tiene muchas letras guardadas, pero que no sabe si verán la luz, porque tiene como para diez discos más.

Como buen andaluz le han influenciado las bandas de música de procesiones, que le gustaban mucho, el paso doble español, y dice que es inevitable que los Beatles quienes le han dado toda la armonía popera que amenizaban sus vacaciones, y la influencia de flamenco pop de los años 90 con Pata Negra y Kiko Veneno. Posteriormente las referencias fue el pop rock de Los intoxicados y los Rodríguez de Latinoamérica, remarcando a Andrés Calamaro. Ahora dice que está escuchando mucha música brasileña y nos cuenta que se quiere ir una temporada allí, para lanzar un disco con esa influencia, pero con su estilo que nunca puede abandonar.

El panorama de la música ha variado mucho, cree que ya no está controlado por las grandes discográficas, pero si que tiene claro que sacar un disco es como lanzar un grano de arena al infinito del desierto, es muy difícil que la gente te encuentre en Youtube. Pero ve muy importante que la gente pueda expresarse con la música y la tecnología que tenemos al alcance, y que el público pueda llegar a ella, pero eso le lleva a reflexionar sobre la casi imposibilidad de poder vivir de la música.

No sé si no hubiera tenido la influencia musical y cultural en su casa Tony Tunait se hubiera dedicado a la música, el piensa que posiblemente, porque en su casa los genes están de base pero sí que tiene algo claro: Se tiene que nacer y luego hacerse mucho

Si le preguntamos que sueño tiene por cumplir nos cuenta esto: Todo es un sueño incumplido, porque siempre aspiro a todo. Quiero llegar a la luna aunque solo llegue al bar de la esquina. Así que queréis podéis escuchar Sueño y así comprender un poco más lo que Tony Tunait nos ha contado.

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.