Marina sabe que lleva el ADN musical en la sangre le guste o no, pero supo a ciencia cierta que éste era su camino cuando se fue a Miami a estudiar música. Pero la delicadeza es lo que le ha hecho hacerse su hueco, el venir de una familia muy musical no da la esencia, y ella se ha buscado su espacio, reconociendo que ahí en su familia tiene la ventaja de conocer lo que hay en la industria musical, dentro y fuera, y todos pueden compartir sus experiencias y sus músicas.

Sabe que a sus padres les es complicado dejar de lado la inseguridad ante su trabajo y su parte crítica, pero con el tiempo han visto que lo tienen que apartar y dejar que vuele sola. Venir de donde vengo te impone más responsabilidad a la hora de tener que defender tu música ya que la saga es larga. Pero ella no lo nota como un peso, si no como algo bueno que tiene a su lado que le acompaña.

La faceta de compositora ha sido algo que ha ido desarrollando poco a poco, y la cuarentena es un tiempo que le ha dado margen a que todo fluyera, sobre todo con el piano, y reconoce que se ha dado cuenta que sólo es cuestión de dejar los miedos atrás y de tirarse al charco.

Te voy a Amar la compuso antes, junto con Fernando Illán en la producción artística. Para componer se basa en sus propias experiencias o al menos algo cercano a ella, que le ayude un poco a sacar esa historia a través de las canciones. Este single tiene la fuerza de una letra con armonía combinada con una música que llega enfatizando el fondo de la canción,

Es normal que comience por la letra a la que luego une la música. Es una forma de desnudarte ante el mundo entero, pero entiende que esas cosas no solo le pasan a ella, por lo que muchas personas cuando escuchen esa letra puedan pensar que también es su historia, y así compartirla. Espera que con el tiempo pueda componer en tercera persona, sabe que eso lo da la experiencia, y está decidida a lograr llegar a ello.

En este confinamiento ha sido en familia, y afirma que ha sido una afortunada, han creado juntos durante esos meses, con mucha tranquilidad y sobre todo que les dio mucha salud mental, algo necesario en esos momentos. Una persona que trasmite calma, algo que se nota a lo largo de toda la conversación, y ante todo la propia alegría de saber que tiene la vida por delante para mostrar su faceta artística. Destacar que aunque nombre constantemente a su familia, es como referentes, más que como ese apoyo que le sostenga, en todo caso que le dé alas a la libertad de desarrollar su trabajo bajo la influencia de la saga de los Habichuela.

El disco va a tener unos sonidos muy orgánicos por lo que nos cuenta, con sonidos que trasmitan el directo, ya que dice que es de dónde viene realmente su bagaje, aunque entiende que en la musicalidad no puede faltar el flamenco, ya que está en su voz.

Si le preguntamos por los géneros musicales a la de hora de componer, nos cuenta que la música brasileña, el jazz y de lo latino, sobre todo el bolero, se declara abiertamente romántica, por eso todo que aquello que tenga un halo especial se lo lleva a su terreno.

Y por eso se entiende que escogiera Ne me quitte pas para versionarlo y fusionarlo con la bulería, sabiendo que era un riesgo, pero con esa inclusión de ese aire fresco que le da la bulería, logró una versión muy distinta a las ya oídas.

El videoclip lo ha grabado junto a Gus Carballo, ella quería que ahí se reflejaran dos Marinas, una dudosa y otra con todas las fuerzas de tirar para adelante, hacia un mundo de sentirse libre. Todo le resultó muy fácil, y cree que eso es importante porque el videoclip tiene que entrar por los ojos. Han tenido que medir la fuerza del baile, al ser una bulería por chacarera, porque al tener mucho ritmo podían caer en el exceso del baile. Lo importante para ella también era ver el juego de las localizaciones mezcladas con el color buscando la positividad.

Sabe que ahora mismo sacar un disco es arriesgado, cree tener de ventaja de haber nacido en la generación de las redes sociales, que ahora mismo son un escaparate, ya que todo el mundo lo tiene a mano, reconoce que ahí está creando mucho contenido.

Cani García, Vanesa Martín, Rosario, Niña Pastori y su padre Antonio Carmona, son referentes para ella. Si tuviera que elegir a alguien con la que no hubiera actuado sería Niña Pastori, la describe como todo un espectáculo en el escenario, y para ella cantar junto a ella sería un regalo.

Irá sacando tema a tema hasta completar el disco posiblemente a finales del 2021, es consciente que tiene que ser así, no teniendo una carrera musical extensa a sus espaldas, y siente que es algo propio de su generación para estar en el mundo de la música. Pero para ella no es nada negativo, lo ve como un proceso normal para ir mostrando su sonido, su personalidad, por dónde van sus canciones.

Cree que todos los artistas en estos meses están aprovechando para crear contenidos, ante la merma de trabajo que están teniendo en los director, y que todos tienen mucha hambre de escenario.

Un sueño por cumplir sería irse de gira con un disco, y poder compartir con el público sus canciones.

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.