Tres veranos se estrenó el viernes pasado, con una gran interpretación de Regina Casé, actriz que combina el humor y el drama a la perfección, y aquí la directora, Sandra Kogut, ha sabido llevarlo a la perfección en su guion. Un drama social brasileño que no está exento de buscar la positividad de la vida y la fuerza ante las adversidades. Hemos tenido la oportunidad de realizar unas preguntas a la directora y así conocer un poco más a fondo Tres veranos

¿Cómo nace “Tres Veranos”?

Brasil estaba sometido a una intensa agitación política y asistíamos a una serie de grandes escándalos de corrupción, en los que se arrestaba a gente rica y poderosa. Todo el país seguía esas historias a través de los medios de comunicación, casi como si fuera una telenovela. Era todo muy intenso y dramático. Quería hablar de ese momento de la historia del país. Mientras seguía esas historias, empecé a preguntarme: ¿qué pasa con la gente que orbita alrededor de esos ricos y poderosos? ¿Quiénes dependen de ellos? Porque estos personajes eran los que nunca veíamos. Estaban en el fondo, eran extras, o incluso estaban fuera de la pantalla. Quería hablar de ellos. Ver estas historias a través de sus ojos. La película es también un retrato del país justo antes de la llegada al poder de la extrema derecha. Cuando ves la película, ves que todos los signos de lo que se avecinaba están ahí, pero nadie los veía.

¿Cómo se pasa del drama al humor y del humor al drama sin perder el ritmo de la película?

Creo que cuando te estás riendo intensamente y de repente, sin verlo venir, te sientes triste y tienes ganas de llorar, es muy parecido a la vida. En la vida ocurre así. Un momento parece muy divertido y al siguiente nada. Me gustan las películas que dialogan con la vida, más que con el cine. Así que el ritmo viene de ahí. También es algo muy orgánico. Las escenas y las historias te dicen qué dirección tomar…

Hay dos protagonistas principales, pero sobre todo está Regina Casé. ¿Su personaje está hecho a la medida de la actriz?

Cuando empecé a escribir este personaje pensé inmediatamente en Regina. Es una actriz de enorme talento. He trabajado con ella a lo largo de los años, estamos muy unidas. Hice un cortometraje con ella en 1995, llamado “Lá e Cá” (Aquí y Allí) y desde entonces le había prometido hacer un largometraje. Pero las películas que he hecho después no me parecían tener un personaje que creyera que era para ella. Cuando elijo a un actor o actriz siempre busco a personas que creo que tienen cosas en común con el personaje. Un punto en común. No me gusta tanto la composición. Me gusta trabajar en esta zona gris, en la que ves a una persona “siendo” un personaje. No significa que vayan a improvisar, no me gusta tanto la improvisación, la película está muy escrita, más de lo que te imaginas, pero me gusta que eso permita que la película sea más cercana a la vida. 

El personaje de Regina está lleno de empatía y quiere que el resto de los personajes también sean así. ¿Es una forma de mostrar la positividad de una persona?

El personaje de Regina dice constantemente: la vida puede ser muy dura, pero no dejaré que me destruya. Venceré a todos los problemas y dificultades. Y más aún, me reiré de ellos. Hoy más que nunca creo que la alegría y el humor pueden ser una forma de resistencia. Una poderosa. Cuando dejamos que la oscuridad reine sobre nosotros, entonces el enemigo ha ganado.

En la película hay algo que tienen en común casi todos los personajes principales, cada uno esconde algo, para bien o para mal. ¿Cómo lo plasma en el guión para que se integre de forma natural?

Cuando escribo me pongo constantemente en la piel de cada personaje. Lo mismo hago cuando dirijo. Sólo puedo llevarlos a un lugar emocional determinado si soy capaz de ir allí yo mismo. Así que una vez que estás “dentro” de los personajes hay algo que te guía. Empiezas a mover fuerzas que son más grandes que tú mismo. Empiezas a lidiar con las consecuencias de poner a esos personajes juntos, en situaciones específicas. Creo que una película es una criatura viva, sigue cambiando y evolucionando hasta el último minuto.

Solemos pensar que cuando se tratan las diferencias sociales hay que hacerlo desde un dramatismo muy marcado, aquí lo haces también desde el humor, ¿cómo ha sido captar las diferentes capas sociales?

Creo que el humor puede ser una herramienta muy poderosa para invitar a la gente a entrar en una película. No porque tratemos temas importantes no podemos utilizar el humor. El humor puede ser profundo. De nuevo, es un humor cercano a la vida. En un momento te ríes, al siguiente puedes estar triste. No sabes lo que va a pasar. También me parece importante que nunca nos riamos de los personajes, sino que nos riamos con ellos. Eso los hace más humanos y nos acerca a ellos.

Todas sus películas buscan mostrar la desigualdad, y además tienen un toque documental. ¿Cuál es la razón? ¿Es más fácil partir de una realidad?

Me resulta casi imposible ser brasileña, vivir en Brasil y no abordar la desigualdad social. Es algo enorme e importante aquí. Está en todas partes. Es probablemente la mayor herida de este país. Es cierto que me gusta trabajar en una zona gris, entre el documental y la ficción. El diálogo con la realidad está constantemente informando a la película, dando nuevas posibilidades, ampliando el mundo de la película. Por supuesto, al final sólo existe la verdad interna de la película, no hay una verdad absoluta. Y toda película es una construcción, ya sea ficción o documental. Toda película es una mirada. Me gusta tomar de la ficción tanto como del documental para contar una historia.

¿Cómo ha sido recibida en Brasil?

Muy bien. Ha ido a todas partes, ha ganado premios, ha sido alabada por la crítica y abrazada por el público. Es una película que gusta tanto a los cinéfilos como a la gente que no tiene una conexión especial con el cine. Esta acogida nos ha dado muchas alegrías. Y en una época en la que ha sido muy difícil para el cine aquí.

¿Cómo está la industria del cine en Brasil en este momento?

Es un momento muy difícil ahora mismo en Brasil. No sólo para el cine, para todo el mundo. El gobierno de extrema derecha ha creado una guerra contra todo lo que tenga alguna relación con la civilización. Lucha contra el arte, la cultura, la educación, el medio ambiente… lo que sea. En el caso del cine todo está en suspenso y bajo ataque. Intentan criminalizar nuestra actividad. Todos los fondos están bloqueados. Para este gobierno, el cine sólo se ve como una herramienta de propaganda. Es increíble lo que está ocurriendo en el país. La semana pasada se incendió la Cinemateca Brasileña, que lleva más de un año cerrada y abandonada.

¿Próximos proyectos?

Cuando empezamos a lanzar “Tres Veranos” la gente de todo el mundo me decía: “¡Quiero más veranos, quiero inviernos! Quiero pasar más tiempo con esos personajes”. Y me di cuenta de que yo también quería eso. Así que empecé a escribir otra película que se desarrolla a partir de ésta. Me gusta mucho mirar el mundo a través de sus ojos. Las condiciones para hacer películas en Brasil ahora mismo son casi inexistentes. El gobierno de extrema derecha abrió una guerra contra nosotros (y muchas otras cosas). Pero creo que encontraré un camino. Todos nos hemos convertido en pequeños Madás, luchando contra la adversidad con alegría y esperanza.

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.