Simón, de Diego Vicentini , es la película que representa a Venezuela en los 38 Premios GOYA, donde es candidata a Mejor película iberoamericana. La cinta, basada en hechos reales de la crisis migratoria venezolana. Simón ha logrado ser la película más taquillera de su país en los últimos seis años, y ya ha pasado por cines en Estados Unidos, México, Colombia, Argentina, Chile, Perú, República Dominicana, Costa Rica, Canadá o Bolivia

¿Cómo nace tu pasión por el cine?

Mi pasión por el cine nació por culpa de Dostoyevski. Yo me gradué de filosofía (y finanzas) en la universidad porque era, y sigue siendo, una pasión mía. Uno de mis autores favoritos es Dostoyevski y un día vi la película “Match Point” de Woody Allen, la cual es una reinterpretación de la novela de Dostoyevski “Crimen y Castigo” pero estuve más de acuerdo filosóficamente con ese final de la película que con el de la novela. Eso fue lo que me abrió los ojos para ver el cine como un posible vehículo para la filosofía, pero no sólo eso, sino que también tiene música, psicología, colores, emociones, simbolismo, metáforas, entretenimiento… fue descubrir lo completo que es el séptimo arte. Y allí me enamoré.

¿Cuál es el germen de Simón, de la historia en sí?

Simón nace porque me sentía culpable de ser venezolano y estar viviendo fuera de mi país mientras veía desde lejos como a mi generación la estaban encarcelando, torturando y asesinando por luchar por la libertad de nuestro país. El cine se convirtió en mi manera de unirme a esa lucha y para honrar a todos los valientes que han sacrificado tanto, incluso sus vidas, por nuestra libertad.

¿Cómo decides pasar del cortometraje del 2018 al largometraje que ahora nos ocupa?

Pude mostrar el cortometraje en muchos países y cuando pude presenciar las reacciones emotivas de las audiencias, fue que caí en cuenta de lo importante que era que esta historia se visibilizara. Pude sentir que los venezolanos tenemos muchísimo dolor colectivo y que necesitamos sanar. Cuando terminé la gira con el cortometraje llegué directo a escribir el largometraje.

Espero no realizar ningún spoiler, y voy a ver cómo te hago esta pregunta sin revelar nada, el personaje principal tiene un trauma y parte lo vive con una visión de lo que realmente quisiera tener al lado ¿Cómo se te ocurre esta parte que al principio el espectador se lo cree como totalmente real?

Intentaré contestar también sin revelar nada! El personaje de Chucho, el mejor amigo de Simón, fue una creación que me permitió, físicamente, representar la manifestación de esa culpa que nos persigue a todos los venezolanos que nos hemos ido del país, es esa voz que no te deja tranquilo, que te recuerda una y otra vez que las cosas aún no han cambiado en el país, que aún no ha habido justicia, que aún se sigue sufriendo mucho y que insiste en recordarte la responsabilidad colectiva que tenemos con nuestra sociedad/cultura/país.

¿Qué te has dejado en el tintero de la realidad de tu país que te hubiera gustado contar?

Rápidamente, me di cuenta de que era imposible contar todo lo que uno quiere contar en sólo 90 páginas, así que me fui por lo que yo pensé que era lo más crucial. Me hubiese gustado haber podido filmar en Venezuela y mostrar más de nuestra tierra, pero esta película no se pudo filmar allá por miedo a las represalias, así que tuvimos que filmarla toda en EE.UU.

Simón está catalogada como Drama, Inmigración en cuanto a género, pero también has insertado el thriller ¿querías dar más dinamismo a la historia?

Sí, uno de mis géneros favoritos son thrillers psicológicos y definitivamente le quise meter elementos de ese género en la película como también contarla en tiempo no-lineal. Eso ya creo que más por gusto personal, de querer hacer una película que yo también quisiera ver como espectador.

¿Qué ha sido lo más difícil para ti de realizar en Simón?

Lo más difícil fue escribir el guion, particularmente por tener varias audiencias en mente cuando la escribía. Por un lado, los venezolanos conocen la situación y no hay que explicarles o contextualizarlos, entonces no los quería aburrir con información que ya saben. Pero, por otro lado, está la audience internacional que tenía que asumir que no sabía nada de Venezuela, entonces cómo encontrar el balance de cuánta información dar para contextualizar, pero a la vez que la película le ofreciera algo nuevo e interesante a los venezolanos. Y aparte, hay dos grupos de venezolanos; los que están dentro del país y los que están fuera. Entonces también fue un reto incluir ambas perspectivas y que ambas también pudieran encontrar algo interesante o valioso en la película.

¿Por qué decides realizar también el montaje, algo que no es tan habitual?

La verdad es que todo lo que he hecho en cine siempre he escrito, dirigido y editado, así que con mi primera película simplemente fue hacerla como siempre había hecho todo lo demás. Y yo amo editar. Cuando estoy dirigiendo, ya estoy editando la película en mi cabeza. Cuando llegaba del set cada día me descargaba el material y hacía una pequeña edición de la escena grabada ese día para asegurarme que todo estaba quedando bien. Siento que editando uno todavía está escribiendo y dirigiendo – es una de mis partes favoritas de todo el proceso.

La película ha sido muy bien acogida en Venezuela, ¿qué significa para ti ese estreno?

He interpretado esta acogida como la expresión de la necesidad que tenemos todos los venezolanos por sanar nuestras profundas heridas. El éxito de la película ha sido por el boca a boca del público y vemos en los comentarios en las redes sociales, que aunque la película es dura para ver para todos quienes han vivido de manera muy cercana lo que relata la película, terminan saliendo agradecidos por haberla visto y haber podido enfrentar y soltar muchas de las emociones que podemos tener reprimidas por dentro.

¿Qué trabas en el camino te has encontrado para poder llevar a cabo la cinta?

Debido a la temática de la película, muchas personas no se quisieron involucrar en el proyecto, tanto como en financiamiento, producción o actores, por tener miedo a sufrir algún tipo de represalias de parte del régimen venezolano, a ellos personalmente o a sus familiares que aún permanecen en el país. Aparte de eso, filmamos durante la pandemia en el 2021, entonces tuvimos que tener que seguir muchos protocolos que complicaron la filmación, aún más especialmente con un bajo presupuesto. Por ejemplo, no teníamos el presupuesto como para pagar por pruebas de COVID, entonces teníamos que coordinar para que parte del equipo técnico se fuera a hacer pruebas gratis en Miami durante horas de rodaje e íbamos rotando para que eventualmente todos fueran.

Ahora mismo, estáis como candidatos para los Goya y otros premios en España, ¿qué significaría para ti estar en esos premios como nominado?

Para mí significa una oportunidad importante de seguir visibilizando esta historia, de poder ampliar esta voz de todos los que han asesinado, quienes ya no tienen voz, quienes han luchado y siguen luchando por nuestro país y dejarle saber al resto del mundo que esta situación aún continúa.

No está siendo un camino fácil para todo el personal del equipo, ¿Cómo estáis viviendo las amenazas/advertencias que estáis recibiendo?

Cuando empecé a escribir el guion, tuve que asumir que ya no iba a poder regresar más a mi país, así que eso fue algo que ya habíamos asumido y aceptado, porque de verdad creemos en la importancia de este proyecto y el poder que tiene el cine para generar un cambio real en el mundo. Las amenazas/advertencias es algo que ya esperábamos; lo que no esperábamos es que la película tuviera la acogida tan enorme que ha tenido en tantos países. Eso ha sido la verdadera sorpresa y todos los días, los del equipo de Simón, estamos tan agradecidos y contentos con todo lo que sigue ocurriendo con la película.

¿Qué influencias cinematográficas tienes?

Siento que aún me falta por encontrar cuál es mi estilo, pero definitivamente hay muchos cineastas que han sido una gran influencia para mí. Uno es Darren Aronofsky, quien fue una referencia para ciertos elementos de Simón. A nivel de comedia, Edgar Wright es de quien más he aprendido. Otros directores que pudiera mencionar serían Lynne Ramsay, Asghar Farhadi, Alfonso Cuarón y muchos más. 14. Me podrías decir una película que te haya marcado, una imprescindible para ti. Creo que tengo que decir “Match Point”, ya que fue la película que me juntó la filosofía y literatura con el cine. Esa fue la que me cambió el rumbo de mi vida.

¿Próximos proyectos?

Ya tengo el concepto de mi próxima película, pero Simón ha consumido mi vida entera hasta el momento y no he podido escribir ese próximo guion, pero ya vendrá pronto.

¿Un sueño por cumplir?

Tengo 13 años sin ir a Caracas, la ciudad donde crecí. Sueño con regresar a mi país sin tener miedo. Sueño con Venezuela libre.

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.