Pedro Gabarre, El Popo, tiene la música en sus venas, la familia Morente, en especial su tío fue quien estuvo en su infancia para sacar todo el arte que llevaba dentro, y seguramente para fomentar la fusión del flamenco con otros estilos. Artista multidisciplinar, con distintas músicas en sus creaciones, y lo plasmará en el escenario de la Sala Berlanga el próximo sábado 9 de diciembre en el ciclo Nuevos Territorios organizado por la Fundación SGAE y programado por Soleá Morente.

Pasen y lean, porque el entusiasmo de El Popo está dentro de esta pequeña entrevista:

La música te viene de cuna ¿Qué pros y contras tiene ésto a la hora de tu carrera?

Sí, la verdad es que no imagino otra realidad. Desde que era muy pequeño me he empapado de música, con la suerte de que a mí también me ha tocado llevar corazón de músico, por lo que compartir con mi familia es un disfrute total.

Pros, pues, facilidad a la hora de desarrollar mis inquietudes, poder trabajar en un ambiente de cariño y apoyo, y sobre todo, y ya no sólo musicalmente, haber podido crecer de la mano de un genio de genios como es mi tío Enrique para el que no existen límites para la música y es a su vez un ejemplo de trabajo y amor por sus proyectos.

Contras, pues me cuesta que se me ocurra alguno, podría ser tal vez la limitación al flamenco, pero viniendo de Morente, eso nunca ha existido en mi generación, todos hemos hecho lo que nos ha nacido dentro, con total libertad.

¿Qué significa en tu vida la música?

Mi vida gira en torno a la música, la música es mi manera de ganarme el pan desde que tengo 11 años. Pero realmente, la música es mi manera de expresarme, de contar quién soy. La música es mi motor. Soy incapaz de estar sin hacer música. Con fiesta, sin fiesta, en casa, de viaje, sano, enfermo, la música está siempre presente como si fuera un sentido más. Hay un montón de emociones que sólo he aprendido a gestionar desde la capacidad de hacer música.

Músico, percusionista, bailaor y artista multidisciplinar, ¿por dónde comenzaste?

Empecé bailando.

Con 9 años en Amor De Dios con los mejores profesores de la época. Era duro, pero me dio muchísima disciplina. El baile requiere muchas, muchas horas y auténtica dedicación. Con 11 años ya empecé a girar con mi tío Enrique bailando, también hice mucho Tablao aquí en Madrid. Algo más adolescente empecé con la percusión y, bueno, todo ésto del ritmo es la esencia de mi identidad, de ahí mi manera de hacer música, el hip hop, que realmente lleva siendo mi manera personal dentro de mi familia de expresar mi musicalidad.

Ahora vas a estar en el ciclo de Nuevos Territorios, ¿qué te evoca este título del ciclo, y que hay entre tu música y el nombre?

Primero de todo, es un auténtico honor y placer poder formar parte de algo así. Nuevos Territorios me resuenan como nuevos espejos en los que se refleja el flamenco. Nuevas percepciones. Como la idea de que cada uno ve el color azul, por ejemplo, de manera personal, pues igual, cuatro personas en este caso del mundo del flamenco, que te devuelven flamenco desde su visión.

Mi música desde luego nace del flamenco, sin flamenco yo no sería yo. Mi primer rap nació por bulerías, todo el resto de mis influencias musicales son ingredientes que le pongo a mi cocido en el que los garbanzos, son el flamenco.

¿Qué te parece este tipo de ciclos?

Son una oportunidad preciosa y una apuesta por la cultura y la importancia de la música de origen nacional.

Que pasen este tipo de cosas te hace salir de la queja constante del músico, de pensar que hay pocas opciones para artistas no tan conocidos y da esperanza y alegría de ver qué sí que hay entidades que se esfuerzan porque el arte tenga un lugar y un peso, y que tienen ilusión por desarrollar “nuevos territorios” dentro de la música.

¿Qué significa para Pedro Gabare estar dentro del mismo?

Es una responsabilidad muy grande para mí, siento que represento a muchos músicos con visión propia y propuestas “no convencionales”, pero a la vez me hace una ilusión tremenda, me apetece muchísimo y está siendo la bomba montar este directo, que es la primera vez que lo monto, de un disco en el que llevo años trabajando.

¿Qué importancia crees que tienen este tipo de ciclos para los artistas?

¡Mucha! Es una oportunidad que muchos que tenemos proyecto propio esperamos durante años. Es muy difícil mover proyectos independientes, sobre todo en casos como el mío, que no tengo ni idea de marketing, sólo sé hacer música. Hay muchos artistas maravillosos deseando poner en directo sus ideas.

Enrique Morente como mentor, ¿qué significó esto para ti?

Libertad, dedicación, esfuerzo, amor por la música… Genio de genios.

Llevo pegado a mi tío como una lapa desde que era un niño. Me he tirado horas en el estudio con él. Me ha enseñado casi todo lo valioso que sé a día de hoy. Es un privilegio inexplicable. Él siempre vio en mí el tipo de artista que era y crecer con una leyenda de la música que cree en ti es un tesoro inconmensurable. Además, aparte de la música, eso ya lo sabemos todos. Su calidad humana. Su manera de cuidar a sus músicos, hacer sentir bien a todo el mundo, eso yo no lo he vuelto a ver a ese nivel jamás.

¿Qué nos vamos a encontrar en tu concierto?

Un buen lío desde luego, ja, ja, ja.

La verdad es que, principalmente, un concepto muy morentiano. Muy Omega, pero con sonidos de hoy.

Mucha fusión de géneros con base flamenca. Desde luego mucho Hip Hop. Y desde luego muchas sorpresas. ¡Colaboraciones de lujo, una buena fiesta!

¿Nos presentas a quienes van a estar contigo ese día?
Traigo un bandón de ensueño:
A la batería el brutal David Bao, también nacido y criado en la música al que conozco desde niños, y que sinceramente aún no he encontrado a alguien con mejor pegada y mejor groove.
Al cajón Curro Conde, mi sobrino virtuoso y gran compañero de fatigas. Llevo años tocando con él a mi lado y no se me ocurre a nadie mejor para perpetuar la flamencura y el sello Morente en mi trabajo.
A la guitarra Gon Navarro, nos conocimos hace poco en el espectáculo “OCO THE SHOW” y es una barbaridad, aparte de que congeniamos automáticamente.
Al bajo Manu Sanz, músico icónico del panorama con el que vais a flipar.
A las teclas Juan Arance, con el que llevaba años deseando hacer música, uno de mis músicos favoritos.
Como invitados especiales vienen la cantaora Naike Ponce, mi padre Ángel Gabarre, mi tío Antonio Carbonell, la cantante Rut, y el saxofonista Tim Ries, director musical de los míticos Rolling Stones y director y compañero en “OCO THE SHOW”.

¿Cómo es fusionar estilos como el hip-hop con el flamenco?

Para mí ha sido algo de forma natural, fue mi manera de tratar el flamenco desde el principio, fue la relación de “el Popo” con la música.

¿Influencias?

ENRIQUE MORENTE

La vieja escuela del rap español. Jota mayúscula ❤️ y toda su gente con la que pasábamos horas en el estudio.

El Hip Hop afroamericano, Jay z, East Coast B.I.G, Mezzo Man, N.W.A, de los actuales Kendrik Lamar, Travis Scott, Robert Glassper y en general el género Neo Soul.

Y por supuesto, Antonio Carmona, tremendo genio que considero que ha inspirado e influenciado a toda mi generación de músicos flamencos o no.

¿Próximos trabajos?

De momento estamos trabajando en este disco, que, aunque lleva años grabado, hemos decidido volver a meternos en el estudio, y “rizar el rizo” ja, ja, ja, no, la verdad estamos dándole frescura y actualizando sonidos e intenciones, es un trabajo muy muy elaborado que empezará a ver la luz a principios de 2024.

¿Un sueño por cumplir?

Mañana cumplo uno, que es hacer mi proyecto personal más elaborado en vivo. Para el futuro simplemente poder seguir dándole caña.

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.