Recoletos Jazz es uno de los centros de referencia para disfrutar de la música en Madrid, con el jazz de fondo pero con la música y su universalidad como epicentro principal. Hoy nos centramos en el que será el protagonista del 13 al 17 de febrero, Chabuco, que se subirá al escenario con muchos invitados, algunos ya anunciados y otras sorpresas.

El cantante colombiano arranca gira en Madrid, en Recoletos Jazz, nada más y nada menos que cinco días (poquitas entradas ya disponibles) y lo hace con una finalidad muy clara después de una charla con él en la propia sala: compartir su música y sus raíces con compañeros y amigos de profesión en un espacio cercano al público donde dice no perderá el sentir los nervios de un nuevo concierto, casi como si fuera su primera vez.

Ahí radica su esencia, lo deja claro en sus palabras, en no perder la visión de dónde viene y qué quiere hacer, sin olvidar su alma de niño, sus raíces y su pasión por la música después de más de treinta años de profesión. Nunca quiero que se me acabe la niñez, la capacidad de seguir soñando.

El balance de mi trayectoria es ir encontrando mi propio camino. Vengo del vallenato, de la música del campo, mi padre era uno de esos juglares, y he tratado de no dejarlo enfrascado solamente en sus raíces, he intentado hacerlo volar, en cierta forma crear un matrimonio con el jazz, con el flamenco, en el 2012 aquí en España con los hermanos Carmona, con bossa nova. He ido llevando en mi letra el folclore del vallenato -siempre digo letra de canción sudamericana- a que se junte con otros folclores, porque al final mi música son recuerdos de niño.

Chabuco

Admite que sabe que el purismo existe en los estilos musicales, pero para él lo bonito del arte es eso mismo: La función social es estar creando con una hermandad de ida y vuelta, que te hayan formado como músico, porque realmente nunca terminamos de aprender el camino por donde vamos. Pero por el camino que voy tanto con músicos cubanos, peruanos, ecuatorianos, neoyorquinos, de jazz, de world music, de todos los estilos, si no te nutres ¿qué gracia tiene lo que haces? De eso está hecha mi música, de todo, de aciertos y errores, en sí, de ser humano.

La música ha sido para mí mi guía, mi vida, mi salvación. Estoy influenciado por artistas divinos, aunque no entienda el idioma, pero lo siento, porque me han hecho sentir el alma, bien sea el desamor o el amor que en ese momento esté sintiendo. Las influencias me vienen por las melodías y por los mensajes de muchos compañeros. Ellos buscaron sus caminos, y creo que somos la prolongación del camino, del camino, del camino, de los que han venido antes.

Cuando estoy tocando, me gusta que quien esté tocando conmigo sea también protagonista. Es muy aburrido jugar uno mismo ese rol. Me gusta tener conversaciones musicales mientras estamos actuando, que eso sea lo que se transmita, estar en comunión todos.

Chabuco

Su próximo disco será Chabuco Tango, que contiene una canción que desprende amor por aquello que ha relatado durante estos minutos: añoranza, amor, niñez, y sus raíces, y nos recita unos versos de uno de los temas: Pueblo

Pueblo de mis sentimientos, dime si me has olvidado. Sabes que te llevo dentro, aunque me encuentre alejado. Es imposible olvidar aquel olor a café de tus mañanas de invierno y de verano, la casa donde me críe y el amor que tú y yo nos juramos.

Este disco será con un quinteto, grabado en la parte norte de Argentina, pero nos cuenta que su folclore está presente, mezclándolo con el bandoneón, contrabajo, guitarra, chelo y piano.

Admite que, aunque la forma para él tiene valor en las canciones, lo fundamental es el fondo: es lo más importante, es el piso y lo que hace sostenerte en todo lo que hagas. Es muy valioso. No tiene una forma concreta de componer, pero dice que a veces parte de unas melodías, o de eso que nos pasa a todos, hablar mentalmente y escribirlo rápidamente en unos apuntes, o grabarlo si son melodías, porque, sino se olvidarán, porque por la cabeza pasan millones de sonidos continuamente.

Nos narra un poco quiénes van a estar con él estas cinco jornadas en Recoletos Jazz. El martes estará Argentina, cantaora flamenca, pero tratarán de fusionarse sin salirse ninguno de su estilo, ni que ninguno predomine. Ese día también actuará con Pedro Guerra, del cual dice que es un sueño que acepte cualquier invitación suya, incluso tomarse un café juntos. El miércoles toda la familia Habichuela y Lorena Gómez. El jueves, Rocio Soto y Arturo Pareja Obregón. El viernes, su amigo y hermano Zenet y el sábado Negro Heredia, cantaor flamenco. Por lo general, me subo al escenario con los artistas que me gustan y admiro, y te he dicho estos nombres, pero puede que vengan veinte más. Trato de hacer lo que yo hago en mi país, pero como la noche va tomando sus matices y uno tiene que estar preparado a que la marea cambie como el mar, arranco con mi folclore y, según el color que tome el concierto, voy llamando a mis compañeros.

Todos los lugares tienen su magia, pero este tipo de salas como Recoletos Jazz es lo que más se parece a mí. No tienes que estar con la expectativa de que la gente quiera bailar, aquí la gente escucha, y se trata de hacer que todo sea emotivamente feliz con la música. Lo que me gusta de Madrid, es que su público va buscando cosas nuevas, variar y encontrar música que le guste, y ese plan de conquistar, de que me dé nervio, me gusta, acabas diciendo: valió la pena.

Chabuco

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.