«Trails Of Gold» es el último trabajo de la banda madrileña Deaf Whale. Este trabajo llega justo en el momento de su décimo cumpleaños en la música, y el próximo viernes 23 de febrero pondrán de largo el disco en la Sala Siroco de Madrid, con la potencia que caracteriza su música. Deaf Whale nos cuenta cómo han sido estos diez años en el panorama musical y qué podemos encontrar en su último disco. Pasen y lean, y si gustan, vayan al concierto:

Diez años en el panorama musical, con alguna que otra parada y pasado el tiempo, ¿quiénes son Deaf Whale en estos momentos y qué queda de sus inicios?

Jose: Los mismos ideales, pero espero que algo más de conocimiento y experiencia. Desde el principio hemos hecho ésto porque es parte de nuestra naturaleza y nuestra manera de expresarnos. El núcleo de Deaf Whale es hacer música que no haga otra gente, ni mejor ni peor, pero diferente, y que si no dejamos de sorprendernos a nosotros mismos, quizás sorprendamos a quien nos escuche.

¿Si os digo la palabra música que se os viene a la cabeza?

Gabriel: Siempre la hemos utilizado como vía de escape por la que escabullirnos y dejar reflejado en ella lo que nos afecta como personas a todos los niveles. Con los años hemos ido aprendiendo a amoldarla a nuestra imagen y semejanza con la intención de dejar depositado nuestro carácter musical y personal para poder transmitir todas aquellas inquietudes que nos rodean.

Ya está vuestro nuevo disco disponible “Trails of Gold”, ¿cómo ha nacido este trabajo?

Jose: Teníamos algunas piezas al final del trabajo del segundo disco, pero realmente empezamos a darle forma en la gira estadounidense. Al fin y al cabo, estuvimos juntos 24 horas al día durante un mes solo haciendo y pensando en la música, y una experiencia así da para mucho. La pandemia cortó de golpe la fase de composición y todo lo que ha venido después ha dado forma al concepto que hay detrás: la búsqueda de la luz a pesar de los obstáculos y cómo no perder la esperanza.

Durante el 2023 habéis estado lanzando singles dobles, ¿cómo decidís que sea de esta forma, y cómo elegís las canciones?

Gabriel: Cada EP queríamos que fuera una parte de un Todo, una pieza fundamental con la que entender el concepto del disco a nivel musical, dejando seis temas a descubrir en el lanzamiento final del disco.

Basamos una primera idea en un concepto relacionado con esa creación de un portal y las piezas necesarias para su formación… que a su vez era una excusa para mantener a la gente al tanto en este mundo de redes sociales. Al final, si no eres constante, parece que no existieras.
En cuanto a la elección de las canciones, queríamos mantener cierta concordancia general y tratar de repartirlas equilibradamente para no sobrecargar o dejar a medias a quien lo escuchara.

Siempre he pensado que el orden de un disco tiene su aquel para captar al oyente. Arrancáis con Deliverance, una canción muy instrumental, casi orquestal, que va creciendo en sonido, un gran comienzo del disco y que no ha sido single, ¿por qué esta canción como número 1 del disco?

Jose: Deliverance es casi un tráiler de lo que hacemos. Tiene una introducción que se desarrolla poco a poco (un poco en la línea de los discos conceptuales de los 70), partes suaves, pero grandilocuentes, con coros enormes; después pasamos a nuestra parte más psicodélica y cerramos con una sección cambiante y muy metal.

Además, la letra del disco es una especie de antología de los tres álbumes, con referencias a canciones y discos anteriores que presentan ese camino hacia la luz.

Una portada cargada de simbología y sencillez al mismo tiempo, y que habéis utilizado en distintos colores con los singles. ¿Quién es el creador y cómo ha sido su creación y elección para el disco?

Gabriel: Todos fuimos parte de la creación, tanto bocetos y diseños iniciales, aunque fui yo quien la dejó plasmada tal y como es.

Al final nosotros giramos alrededor de la idea de que el grupo, la música y el propio disco son como un ente que trabajamos de cero a cien, y como decía anteriormente, amoldamos a nuestra manera para dotarle de unicidad y con lo que, creo, recoge así un sentido completo.

El amarillo del fondo hace referencia directa al ‘Gold’ (oro) y con el arco queríamos materializar la idea de los ‘Trails’ (caminos), cruzar esos caminos para llegar al oro, que al final tratamos que sea una búsqueda personal hacia lo que cada uno considera que es su luz, o vía de escape.

Seis años sin sacar un trabajo, ¿cómo se vive la vuelta a crear un trabajo nuevo, tan potente musicalmente como éste que ahora tenéis?

Jose: Con muchísimas ganas. Es normal que desde fuera, después de tanto tiempo y en este mundo tan cambiante y demandante de las redes, parezca que no existes si la gente no sabe lo que haces, pero hemos estado ocupados. Desde que empezamos a trabajar en el álbum y todo el concepto que lo rodea han pasado más de cuatro años y, salvo alguna etapa más complicada, no hemos dejado de trabajar en Trails of Gold.

Concierto en Madrid presentando el disco, ¿qué se va a encontrar el público asistente?

Gabriel: Muchas ganas de tocar y materializar por fin lo que ha sido un trabajo duro en unos años complicados. Pero sobre todo, fiesta y ganas de disfrutar compartiendo todas estas nuevas canciones que ya son parte de la familia.

Nos acompañarán nuestros amigos ‘The Mango Lassi Band’ con versiones de temazos desde los 70 hasta los 2000, con los que empezará la celebración de la presentación.

¿Nos podéis decir cómo es vuestra forma de componer?

Jose: Es un proceso largo y, en muchas ocasiones, obsesivo. Casi siempre creamos el esqueleto en el estudio, con alguna idea básica que traiga alguien o simplemente improvisando. Damos muchas vueltas, probando secciones nuevas, giros que no caigan en lo obvio, y lo dejamos reposar un tiempo. Ahí es donde entra la obsesión, pensando en cómo resolver partes que tal vez no encajen, y algo que hemos aprendido con el tiempo, tratando de sintetizar en partes donde explayarnos, no aporte nada a la canción.

¿Qué creéis que es más complicado, la forma o el fondo de una canción, y qué es lo más importante para vosotros?

Gabriel: Como banda diría que le damos la misma importancia a todo, desde lo más general hasta los detalles más nimios. Al menos nosotros lo concebimos como que una canción o una simple melodía puede dar significado a un fondo y, al revés, el fondo se amolde a esa forma para darle un sentido único.

Dicho ésto, con cada una de las partes encuentras trabas diferenciadas. Quizá sea más difícil el fondo a la hora de transmitir exactamente lo que quieres, pero en cuanto a la forma, puedes quedarte estancado a la hora de la composición.

¿Pensáis que vuestras influencias se plasman en vuestras canciones claramente? ¿Cuáles son y cuáles marcan más vuestra música?

Jose: Yo las veo claramente, pero siempre me sorprende escuchar las comparaciones o influencias que nos comenta el público. A veces son grupos que ni siquiera conoces y cada uno ve en la misma canción distintas inspiraciones.

Cada uno tiene sus influencias, pero personalmente saco mucho del Queen primigenio y la profundidad de las decenas de capas armónicas en guitarras y voces, el rock y metal progresivo de Rush o Mastodon en la necesidad de buscar lugares distintos en cada sección de una canción, la psicodelia de The Doors o la atmósfera melodiosa, pero pesada e intensa de Queens of the Stone Age. Luego quien lo lea puede no ver absolutamente nada de ésto, y me alegraré, porque lo que queremos es sonar a nosotros y creo que cada vez estamos un paso más cerca.

¿Un sueño por cumplir?

Gabriel: Tener la oportunidad de tocar en un gran festival delante de miles de personas.

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.