Olvidamos porque existe algo o alguien que se puede dejar de recordar, algo o alguien que ha tenido vida e historia; las razones son múltiples, pero no siempre loables, algo que ha tenido vida. Las casualidades son o no, pero es evidente que José Manuel Serrano Cueto hace de ellas una virtud, vivir en la localidad donde se encuentra enterrado Jorge Rigaud, Leganés, cuya nacionalidad es argentina, y pasó por otros países como Francia para terminar sus días y trayectoria cinematográfica en España, ha hecho que el director empatice con la historia del cómo y por qué Jorge Rigaud, el protagonista de San Valentín en ‘El día de los enamorados’.

El actor Jorge Rigaud, famoso por su personaje de San Valentín en ‘El día de los enamorados’ y que falleció en 1984 en circunstancias muy penosas, descansa en una fosa común en Leganés. Esta película rescata su memoria, rinde un pequeño homenaje y nos cuenta qué le pudo pasar en sus últimos días desde las declaraciones de terceros.

Uno pensaría que tener a sus espaldas más de 140 títulos en su trayectoria profesional hubiera dado más espacio para el recuerdo del actor argentino, que terminó su vida casi en el olvido, sin parecer que había dejado huella en el ámbito cinematográfico. La primera película que hizo en España fue Con la vida hicieron fuego de Ana Mariscal en 1958, pero con el título que realmente se hizo más famoso fue con El día de los enamorados de Fernando Palacios, de ahí en adelante el actor fue protagonista de numerosas películas en España hasta llegar a quedarse a vivir en nuestro país. Sus últimos trabajos datan de 1980 y su fallecimiento en 1984.

José Manuel Serrano Cueto transita durante toda la película casi como un transeúnte, algo perdido, con muchas preguntas sin respuestas, en cierta forma emulando la figura del actor, de cómo se debió sentir en su última etapa vital. Busca la respuesta a muchas preguntas, del porqué de su entierro en una fosa común, del desconocimiento de cómo falleció, de cómo terminó en la residencia, que al final es dónde mejor estuvo y las mejores declaraciones del documental.

El director realiza un viaje por el olvido y un recuerdo por la memoria de Jorge Rigaud

Osario Norte, los últimos días de San Valentín, tiene la impronta del director de parte de su filmografía, el insistir en aquellos nombres que muchos olvidan, pero tienen una historia que contar y demostrar que la historia del cine sin ellos no estaría completa. Su forma es simple, pero directa a lo que quiere contar. No hay florituras para plasmar lo que quiere expresar con respecto al personaje y situación elegidos.

Otro de los propósitos del director gaditano era lograr que el Ayuntamiento de Leganés pusiera una placa en conmemoración al artista, como cuenta en el documental, ¿pero eso llegó? La película terminó antes de que esa noticia llegara, pero si queréis saber la respuesta, el día 20 de junio se proyecta en Majadahonda y el propio director estará en un coloquio posterior.

Recibe nuestra Bienvenida a La Estrategia Del Caracol. Puedes dejarnos un comentario si quieres.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.